Doctor Armando López

El encapsulamiento de la prótesis

foto de mujer palpandose el senoLa formación de una cápsula alrededor de la prótesis mamaria es algo natural y se enmarca dentro de una reacción de autodefensa del organismo: una prótesis representa un cuerpo extraño a cuya presencia el cuerpo responde generando una cápsula de tejido que la envuelve. Generalmente esta cápsula, denominada cápsula periprotésica, es indolora y fina, permitiendo que la prótesis se mueva libremente en su interior, conservando un aspecto natural y con un tacto blando. Pero en ocasiones se produce una sobrereacción del organismo, y éste produce una contracción de esa cápsula que la vuelve fibrosa y rígida, presionando la prótesis, deformándola y haciendo que pierda toda su naturalidad al tacto y a la vista, dando a la mama un aspecto redondeado (el organismo intenta con la cápsula empequeñecer el implante al máximo y para ello trata de formar una esfera, que es el cuerpo geométrico que a igual volumen tiene menor superficie) y tacto muy duro, pudiendo aparecer también dolor, mayor sensibilidad al tacto o desplazamiento del implante.

Este proceso se denomina contractura capsular y es el principal problema de las protesis mamarias. Las mejoras en el diseño de los implantes y en las técnicas quirúrgicas han contribuido a disminuir la frecuencia de la contractura capsular, aunque siguen dándose casos. Se desconoce la razón de la contractura capsular. En la mayoría de las pacientes nunca surgen contracturas y en otras pueden aparecer al cabo de unas semanas o de años de la operación. La respuesta del organismo varía mucho de una persona a otra por lo que es muy difícil hacer una predicción. Por ahora, tan sólo podemos detectarla lo antes posible y comenzar un tratamiento encaminado a reducirla o hacerla desaparecer siempre que la cojamos a tiempo.  Es importante que ante síntomas de inflamación, aumento de la dureza o volumen del pecho, consultes con el cirujano. El encapsulamiento de prótesis mamarias se presenta en diversos niveles de complejidad, contemplándose 4 niveles específicos,  y de acuerdo a ellos requerirá un tratamiento específico, pudiendo ser necesario en el caso más grave (nivel 4) un recambio de prótesis mamarias.

El tratamiento más eficaz sin recurrir a la cirugía es la combinación de medicación con antibióticos prescrita por el cirujano plástico, masajes de movilización y ultrasonidos. La posibilidad de que estas medidas tengan éxito aumentan si el encapsulamiento es detectado en una fase temprana, por lo que reiteramos nuestra recomendación de acudir al cirujano ante cualquier sospecha. Si este tratamiento no logra eliminar o reducir la contractura capsular la solución más eficaz será la reintervención y sustitución de los implantes.